Mallorca – Excursión en Velero

0
8
Puesta de sol justo antes de la costa de Mallorca
El momento en que el sol se pone y no estamos lejos de Mallorca

Navegando con el velero de regata “Romelo” a Mallorca

Navegar por el Mediterráneo en velero en febrero, lejos del turismo masivo y fuera de temporada, requiere coraje y experiencia, especialmente si es para aventurarse desde San Remo en Italia a Palma de Mallorca en un velero de regata de 14 m de los años 80.

Capitan en el Velero
Nuestro Capitan en el Velero a Mallorca

Barcelona a Niza y en Taxi a Sanremo

Temprano por la mañana, vamos tres en un vuelo de Barcelona a Niza y luego cogemos un taxi a San Remo. Allí, un velero clásico “Astilleros Wind 46” espera en el puerto Portosole a ser trasladado a Palma de Mallorca. De este modelo construido en ASTILLEROS NAUTA S.A., en Barcelona, solo quedan cinco ejemplares en todo el mundo. El “Astilleros Wind 46” fue diseñado en 1979 por el diseñador de yates argentino German Frers. Más de 500 diseños diferentes de yates exitosos para clientes europeos, estadounidenses, japoneses, australianos y neozelandeses llevan su firma hoy en día. Los modelos de Germán Frers se pueden encontrar en todas las regatas internacionales importantes. Colabora con Nautor’s Swan (Finlandia), Hallberg-Rassy (Suecia), Wally Yachts (Mónaco) y crea diseños para la Volvo Ocean Race.

Romela Segelboot
Nubes y un poco de viento nos acompaña navegando

Wind 46 – Romelo del año 1983

Este “Astilleros Wind 46”, bautizado como “Romelo”, también fue su creación y fue aprobado en 1983. El motor ha sido renovado recientemente, todo lo demás es original. El velero tiene tres camarotes y dos baños, perfecto para nosotros. Nuestro capitán Carles Matinell(www.lidernautic.com) tiene experiencia en todos los océanos del mundo y lleva años navegando para clientes internacionales. Los otros dos todavía somos principiantes y le echaremos una mano en esta travesía. Así que, ¡a la aventura y a ganar experiencia!

Preparar la aventura

Preparamos el velero para zarpar, traemos nuestros suministros a bordo y revisamos el equipo. Tendremos que prescindir del internet y de la tecnología moderna, la intuición y el trabajo manual son muy importante aquí.

el Adiós de la Propetaria del Velero

Poco antes de salir, de repente nos visita la señora. Vestida de un venerable color negro aparece en el horizonte, mira el velero de la familia por última vez y se despide. El capitán del puerto nos dice que la dama navegó en una época con su hijo en el “Romelo” en regatas exitosas. Sin embargo, la embarcación ha estado ya por varios años en el puerto. Atrás han quedado los gloriosos tiempos deportivos. Ahora, con mucha pena, el velero ha sido vendido y el nuevo propietario nos ha encargado de llevarlo a Mallorca.

El capitán del puerto piensa que la dama ha venido intuición, ya que nadie le había informado que el “Romelo” por fin abandonaría su atraque ancestral en Sanremo.
Saludamos amistosamente a la dama y ella nos devuelve el saludo con dignidad.

rotes Spinnaker - Segelboot segeln
Nos cruza un velero con un «Spinnaker» rojo

De Sanremo a Marsella

Tomamos su bendición como una buena señal para la travesía. ¡Soltad amarras!
Nos vamos hasta Marsella a lo largo de la costa, hasta que tenemos que llenar de nuevo el depósito de combustible. El tanque tiene capacidad para 175 litros de gasóleo. Vamos hacia mar abierto ahora. ¿Cuánto tiempo estaremos viajando? Ni idea. El motor de la nave tiene solo 75 CV. Ponemos las velas. Mientras que el viento y el tiempo nos los permitan, los aprovecharemos.

Delfines nos acompañan en el camino a Mallorca

Pronto nos quedamos sin cobertura: no hay teléfono, no hay internet, silencio total. Solo se oye el ondeo de las velas y el ruido de las olas. De repente vemos delfines juguetones que acompañan por un rato nuestro viaje.

Navegando por la noche

También navegamos por la noche y tomamos turnos cada dos horas para dormir. El tiempo es duro, el frío se mete en nuestras extremidades, estamos deseando con ansias que llegue el amanecer. Primera luz en el horizonte, el mar se vuelve dorado. De vez en cuando vemos un portacontenedores; de lo contrario, solo somos nosotros, el mar, el cielo y un velo de nubes; la inmensidad azul-grisácea.

un mercante nos alcanza en el trayecto a Mallorca
un mercante nos alcanza en el trayecto

Ballenas! – Saludan y siguen su ruta

Alrededor del mediodía vemos en la distancia un chorro de agua, una ballena se cruza en nuestro camino. Otra noche en el agua nos espera, pero prevalece la calma.

Con la Posta de sol no tenemos viento - ir en vela? direccio Mallorca
Por la mañana vemos la salida de sol navegando

Llegando a ses Illes Baleares – Mallorca en Velero

Finalmente, después de 38 horas, nuestros móviles regresan del nirvana, ya estamos cerca de las Islas Baleares. La civilización nos recibe de nuevo. Todavía faltan algunas horas hasta el puerto de Palma de Mallorca. Rodeamos tranquilamente gran parte de la isla, ahora hay tierra a la vista permanentemente y también tráfico de embarcaciones en las bahías pequeñas. Por la tarde llegamos al puerto de Palma de Mallorca.

El Puerto de Palma de Mallorca
Llegando despúes de navegar 38 horas seguidos al puerto de Palma de Mallorca

Puerto de Palma de Mallorca

Después de tres días en el mar dejamos el barco tambaleándonos. El nuevo propietario del Velero nos saluda alegremente en el muelle y nos invita a un brunch. Justo a tiempo tomamos el último avión de regreso al continente por la tarde. Cansados, nos despedimos en Barcelona. Pronto, una nueva aventura nos llevará al mar. Hasta entonces. ¡Buen viento y buena mar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.