Dulce ociosidad – Relajarse en el campo – Ocio

0
71
Pyrénées
Ad

Libre de barreras

¿Quién ha encontrado la dulce ociosidad que tanto anhelamos? Una vida libre de propósitos y limitaciones era considerada en la antigüedad como un ideal. Los griegos lo llamaron scholé, los romanos otium. Ahora lo llamamos “vida sencilla en el campo lejos de la civilización”. Para muchos sigue siendo un anhelo de toda la vida, algunos lo convierten en un verdadero lujo. No ser esclavo del reloj, ni luchar por una carrera, riqueza y éxito. Sino reflexionar sobre las cosas que realmente se necesitan no es tan fácil como parece. Igual también es bastante factible, al menos temporalmente.

Ocio – dulce ociosidad
Pequeño salto de agua en la montañas

¿Qué es exactamente el ocio?

Sin embargo, se necesita fuerza de carácter y coraje para involucrarse en el ocio. “Tienes que estar satisfecho contigo mismo”, dice Karlheinz Geißler, experto en manejo del tiempo. Hay que nadar contra la corriente. En lugar de dejarse llevar cada vez más rápido por la carrera por el estatus, la reputación, el éxito y la prosperidad. Escapar de la “sociedad de la aceleración”.

Ad

El ocio no es el tiempo para el bienestar y el fitness, sino “distancia de los negocios o el entretenimiento”. Así lo define el diccionario de Grimm. La ociosidad es autosuficiente, un valor de vida en sí mismo. Sin embargo, el ocio es más que hacer nada, porque la inactividad es el comienzo de todas las ideas. Un estado de máxima concentración humana fuera de la realidad cotidiana. Por ejemplo, ocuparse de sí mismo: sentarse en la hierba y apilar piedras para formar una torre. Pintar una imagen, componer una canción o simplemente recoger tomates de cosecha propia.

Ocio – dulce ociosidad
Masia en la Costa Brava

Y sobre todo: ¿dónde lo encuentras?

¿Dónde podría ser mejor esto que rodeado de paisajes verdes y florecientes, rodeado de románticas paredes de piedra en la terraza de una masía medieval en el interior de la Costa Brava? ¿O en el jardín de una casa de campo sencilla en el borde de un pequeño pueblo alejado de los senderos, a la sombra de árboles viejos? ¡Nada te molesta! El canto de los pájaros, los grillos, el croar de las ranas, el ruido de un arroyo. El aleteo de la garza real, el susurro de las hojas en el viento, todo esto es música, no ruido.

Disfruta…

Miramos el movimiento de las mariposas, los majestuosos círculos del águila de cola blanca alta en el cielo. Vemos la hierba que se mece en el viento. Descubrimos nubes encantadas y respiramos el infinito en lugar de seguir la avalancha de imágenes en Instagram. El mundo entero celebra la maximización de la experiencia personal, degrada la ociosidad y nos pone bajo la constante presión social de las expectativas. Las redes sociales como Facebook e Instagram bloquean cada vez más el camino para disfrutar del tiempo libre. Sin embargo, quien tenga éxito en preservar su autodeterminación encontrará la paz interior que todos añoramos y la cuidará mientras se relaja.

Ocio – dulce ociosidad
Unas vacas descansando en el campo

En el paraíso : Dulce ociosidad

La científica austríaca Helga Nowotny lo resume en pocas palabras: “el ocio es la correspondencia entre mí y lo que importa en mi vida”. A veces tienes que permitirte vivir la alegría de no estar disponible. Más de 280 mil millones de correos electrónicos se envían a todo el mundo todos los días. Para 2022 serán más de 333 mil millones. Por eso, en el futuro será un lujo tener un lugar donde poder ser tal y como uno es. Sin publicar, enviar o documentar ni éxitos ni acciones. Para disfrutar del tiempo libre y la inactividad en su propio paraíso personal con su familia o su mejor amigo o amiga. Eso es más valioso que todo el comercio del mundo. Así que comencemos a buscar nuestro lugar personal favorito, nuestras personas favoritas o nuestro pasatiempo favorito. Al mejor sin ponerlo en un estado de una red social.

Ad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.